Fibonacci

Alexander A. Ramírez M.

Dentro de la metodología que hemos ido desarrollando en los artículos hay dos herramientas fundamentales para enfrentar los movimientos del mercado. Los números de Fibonacci y Soportes y Resistencias. Ambos tienen propósitos similares en condiciones del mercado distintas.

Si el mercado está en tendencia alcista o bajista, los números de Fibonacci nos sirven para identificar posibles niveles donde el mercado puede conseguir Soporte o Resistencia para cambiar de dirección, finalizar el retroceso y comenzar la extensión.

La segunda función es para proyectar la extensión del movimiento de acuerdo a la profundidad del retroceso.

En cambio para mercados en movimiento lateral, Soporte y Resistencia son la herramienta para operar como hemos explicado en un artículo previo “Lateral”. Sin embargo, sirve tanto para identificar entradas, como para identificar la salida del mercado.

Los números de Fibonacci, son una referencia para identificar posibles lugares donde la moneda cambia de dirección cuando hay tendencia. Lo vuelvo a repetir, CUANDO HAY TENDENCIA. Evidentemente las tendencias se pueden ver en distintas temporalidades y en ese punto es donde cada operador se diferencia del otro.

El número más común es el 61.8 tanto para retrocesos como para extensión. A este número también le suelen llamar número de Oro, ya que aparece en diversas situaciones en la naturaleza. Haciendo una analogía entre la naturaleza y el mercado entonces es posible aplicar algunas las leyes de la naturaleza en el mercado, ya que después de todo somos los humanos los que operamos este mercado.

La aplicación de Fibonacci es común en los analistas técnicos, así como otras herramientas.

Hay dos situaciones que Ud. debe considerar para dibujar fibonacci: La primera cuando el mercado forma altos más bajos y bajos más bajos (tendencia bajista) o bajos más altos y altos más altos (tendencia alcista) y la segunda cuando conjugamos las ondas (alcistas o bajistas) con soportes y resistencias.

Cuando estamos en la continuación de un movimiento suele ocurrir la primera situación y es muy común para operadores diarios. Cuando hay cambios de dirección la segunda se presenta y permite identificar la finalización de un retroceso (que es una tendencia en menores temporalidades) y comienza la extensión (situación interesante para operadores de posición en temporalidades medias y mayores).

En el segundo caso aparecen tres posibles señales de cambio de dirección como: los bajos más altos en las tendencias bajistas o los altos más bajos en tendencia alcista, swings completados en su extensión y cuando alguno de los equipos anota un punto.

El primero es una señal de que el mercado está respetando, al menos momentáneamente, un nivel de soporte o resistencia, regresando a el, sin superarlo (también la llamamos pruebas). El segundo caso son ondas internas a la onda mayor en dirección opuesta, a estos le solemos llamar Gartleys. El tercer caso es el que preferimos para buscar entradas ya que los toros o osos anotan puntos para dar indicación de cambio en el dominio de una moneda.

Acompañe todos estos puntos de inflexión de la moneda con Fibonacci para que le pueda dar características al posible movimiento de extensión, ese es el movimiento en el que nos interesa participar.

Recuerde, somos lo que hacemos.