El lo pone y el lo quita

Alexander A. Ramírez M.

La gestión de los dirigentes políticos debe ser transparente. Los organismos que no funcionen o no auditen a cada uno de los dirigentes que manejan los dineros del estado, se convierten en cómplices por omisión de la corrupción o del desvío de los recursos.

Debe ganar el know how (conocer cómo - conocimiento) sobre el know who (a quien conozco).

La formalidad es un ingrediente que no debe faltar. Un dirigente que no respeta los formalismos en las pequeñas cosas, mucho menos respetara las leyes. La idiosincrasia no puede ser la excusa para faltar el respeto.

Un dirigente partidista que se pronuncia sobre los problemas del gobierno desde el palacio de gobierno, o la vicepresidencia, o en cualquier instancia oficial, refleja el poco respeto que hay por la voluntad de un pueblo. Sencillamente por que los dirigentes de un partido no son elegidos por un pueblo y no tienen ninguna responsabilidad.

Estar cerca de un pueblo tiene que ser hablar en sus términos, sin rebajarse. Se debe mantener la humildad pero con majestad. La falta de respeto por las convenciones es una actitud infantil o de revendía adolescente.

Los cambios no se propician faltando a las reglas, sino fortaleciéndolas y proponiendo sus mejoras, no ignorándolas.

La mentira en un dirigente no se puede permitir. Por que eso le da una idea errónea a la gente sobre el manejo de la información y el discurso deja de tener sentido.

Algunos temas que me parecen importantes:

  • No hay gobernante que pueda ejercer sin la voluntad de la gente.
  • Los gobernantes son del tamaño del electorado (cuando satisfacen y cumplen, sin caer en el populismo)
  • Los gobernantes no son del tamaño del electorado cuando no sumplen y desconocen
  • El electorado es del tamaño del gobernante (cuando se somete a las medidas)
  • El electorado no es del tamaño del gobernantes (cuando no escogemos el apropiado)
  • Cultura – Debemos admirar al que logra mediante el trabajo, no al que se salta todo e ignora los efectos de su accionar en el otro.