Multiplica por tres

Alexander A. Ramírez M.

Es muy común en el talento más joven soslayar detalles cuando se trata de estimar el esfuerzo requerido para realizar una actividad.

En mi caso personal recuerdo con claridad que era muy bueno para estimar cuanto tiempo me tomaría hacer el 80% del trabajo (es decir estimaba el 100% y realmente hacía el 80% del trabajo), pero el último 20% requiere típicamente mucho más trabajo, inclusive hasta triplicar la estimación original. En pocas palabras era muy malo estimando el tiempo de desarrollo de una aplicación.

Este tema es común a todos los desarrolladores jóvenes que nunca han hecho una aplicación que vaya a ser utilizada por cientos de miles o millones de personas. Afortunadamente he trabajado siempre en proyectos que generan ese tipo de impacto.

Esto implica en muchos casos trabajar con tecnologías muy recientes, para las cuales no hay mucha referencia previa sobre el esfuerzo que requiere hacer algo y típicamente estos proyectos se realizan con profesionales jóvenes o en sus primeros años de experiencia. Abrir caminos implica explorar, aprender y además generar una mejor práctica, esto siempre implica tiempo.

Mi experiencia me indica que normalmente lo que se estima en 1 día, toma realmente 3 porque se requiere considerar detalles que no son aparentes o importantes para el desarrollador, pero fundamentales para ofrecer una aplicación terminada.