El que se equivoca gana mas

Alexander A. Ramírez M.

Efectivamente la reflexión está más presente en una situación de equívoco que en una de éxito. Los que se equivocan desarrollan un olfato y una entereza ante la adversidad que no se ve obligado a desarrollar, el que tiene éxito.

Sin restarle importancia a las decisiones que tomamos es importante recuperarnos ante una equivocación. La carrera Gerencial depende de esto, ya que somos del tamaño de nuestros éxitos y fracasos. A esto hay que sumarle lo que hemos aprendido en ese proceso.

En este sentido quiero enfatizar la importancia que tiene cualquier evento que nos obliga a revisarnos y a reflexionar. Justo ese es el hábito deseable en todo Gerente, capacidad para reflexionar y retomar la acción. El éxito también tiene aspectos que siempre se pueden mejorar y revisar.

Por lo que la actitud que asumimos ante ambas situaciones, es importante para maximizar las ganancias que podemos obtener.

Evidentemente hay equivocaciones que nos pueden costar nuestro puesto y nuestro prestigio, a lo que debo responder que ante la adversidad siempre hay oportunidad para mostrar de qué estamos hechos.

No hay que desechar estas experiencias, hay que usarlas al máximo sin caer en la tentación de la autocompasión y lástima.

También hay que tomar en cuenta que la fuente de los errores son múltiples, dentro de las cuales figuran: la relación que mantenemos con nuestros pares, supervisados, nuestros jefes o colegas. Hay equivocaciones técnicas, humanas, sociales, etc. De las cuales siempre se puede obtener algo.

Lo más importante es que siempre mantengamos la puerta abierta para enriquecernos lo más posible ante este tipo de situaciones. Al final del día la actitud apropiada es el primer paso hacia nuestro próximo reto. Y los retos después de todo son el alimento de nuestro día a día.